Economía austríaca: últimos aportes

Estuve leyendo este artículo de Mario Rizzo sobre contribuciones recientes en la Escuela Austríaca de Economía.

Me pareció muy interesante y lo recomiendo:

http://works.bepress.com/mario_rizzo/26/

Rizzo es un economista austriaco de bajo perfil pero de muy importantes y serias contribuciones.

De paso, ¿conocen otros artículos que hagan una evaluación de los aportes recientes de la EAE?

6 pensamientos en “Economía austríaca: últimos aportes

  1. Es un excelente artículo! Y qué mejor autoridad que Mario Rizzo para escribir sobre esto. En “La Economía del Tiempo y de la Ignorancia”, el mismo Rizzo decía:

    La economía austríaca ha cambiado en los últimos diez años y ese cambio ha sido positivo. Los austríacos se cuentan ahora entre los economistas más creativos, innovadores y menos dogmáticos. …. Mientras que la corriente principal neoclásica continúa dando vueltas a sus ruedas, los ‘austríacos’ (en el sentido amplio de escuela de pensamiento subjetivista y del
    proceso de mercado) se están preguntando y respondiendo cuestiones profundas en la frontera de conocimiento científico-social. …. Entienden que la aplicación del modelo mecánico de la física del siglo XIX bien puede que haya alcanzado los límites de sus contribuciones útiles. No tienen miedo a desafiar muchas creencias aceptadas amplia pero pasivamente entre los economistas. Saben que el siglo XX está casi acabado y que no todos sus desarrollos intelectuales han sido beneficiosos. Entienden que un nuevo siglo demandará no solamente ‘nuevas’ técnicas (quizás muchas de ellas sean viejas técnicas), sino también nuevas divisiones entre las disciplinas académicas (Rizzo, 2009 [1996]:17-18).

    Concretamente, Rizzo se refiere a una “explosión” de trabajos publicados en revistas reconocidas como la Review of Political Economy (Edward Arnold), Advances in Austrian Economics (JAI Press), Review of Austrian Economics (Kluwer Academia Press), las series del libro tituladas, “Foundations of the Market Economy”, publicada por New York University
    Press (Rizzo, 1996:18), y yo agregaría el Quarterly Journal of Austrian Economics (Ludwig von Mises Institute). También debe prestarse atención hacia la escuela “praxeológica” reflejada en la revista sociológica Cultural Dymanics (E. J. Brill). Además, las perspectivas austríacas en macroeconomía están recibiendo ahora reconocimiento al mismo nivel que los desarrollos de la corriente central. Ver, por ejemplo, Snowden, Vane y Wynarczyk (1994). Otras corrientes intelectuales derivan del trabajo sobre realismo en el pensamiento económico, principalmente por Lawson (1994a, 1994c) y Mäki (1990). También hay una doctrina, vivamente inspirada por los austríacos, sobre banca competitiva en los trabajos de White (1989), Selgin (1988), Selgin y White (1994) y Cowen y Kroszner (1994).
    De forma similar, se han producido trabajos austríacos (es decir, basados en el de Böhm Bawerk) sobre teoría del capital por Faber (1986). En el campo de la comparativa de sistemas económicos están Lavoie (1985), Boettke (1990c, 1993), Prychitko (1991) y Kornai (1992). La economía evolutiva ha mostrado intentos de combinar lo austríaco con otras líneas de pensamiento en el trabajo de Langlois (1992) y Witt (1992). No se puede dejar de mencionar, asimismo, la dedicación internacional al análisis y crítica del trabajo de Friedrich A. Hayek. Las contribuciones a esta literatura son vastas, sin embargo hay que mencionar a Birner y van Zijp (1994) y Colonna y Hagemann (1994a, 1994b).

    Me gusta

  2. No es lo mismo, pero quizás estos artículos sirven:

    Joseph Salerno, “The rebirth of Austrian Economics” [http://mises.org/journals/qjae/pdf/qjae5_4_8.pdf]

    Peter Klein, “The Mundane Economics of the Austrian School” [http://mises.org/journals/qjae/pdf/qjae11_3_1.pdf]

    Roger Koppl, “Austrian economics at the cutting edge” [http://www.gmu.edu/depts/rae/archives/VOL19_4_2006/1-Koppl.pdf]

    Me gusta

  3. Hay mayor presencia, es cierto. Ahora hay que profundizar la difusión de la EA en la sociedad, existe un gran prejuicio en torno al mercado.

    Por eso hay que enfatizar desde el aspecto fuerte de la EA que es la “incertidumbre” y en el aspecto “previsor” de la política económica y no de la “predicción”.

    Algún crédito hay que otorgarle a tipos como Nassim Taleb, que con su “Cisne Negro” (aunque nada nuevo bajo el sol popperiano y hayekiano) logra desmistificar el sesgo econometrista de la sociedad.

    Es decir, no a los “futurólogos” sí a los “preventores”.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.