¿Una lectura Mises-Hayek de la crisis desde la economía formal?

La crisis financiera del 2008 ha generado bastante movimiento en la economía, que ha tratado de ofrecer respuesta a qué motivos generaron el problema. No son pocos los economistas (no ‘austriacos’) que ofrecen una lectura Mises-Hayek de la crisis. Por ejemplo:

Anna Schwartz (2007). The Role of Monetary Policy in the Face of the Crisis. Cato Journal 27.2:159-163.

It has become a chiché to refer to an asset booms as a mania. The cliché, however, obscures why ordinary folk become avid buyers of whatever object has become the target of desire. An asset boom is propagated by an expansive monetary policy that lowers interest rates and induces borrowing beyond prudent bounds to acquire the asset. (p. 19)

Diamond and Rajan (2009). The Credit Crisis: Conjectures About Causes and Remedies. NBER Working Papers.

[e]xtremely accomodative monetary policy by the world’s central banks, led by the Federal Reserve, ensured the world did not suffer a deeps recession. The low interest rates in a number of countries ignited demand for housing. Housing prices started rising as did housing investment. (p. 2)

Allan Meltzer (2009). Reflections on the Financial Crisis. Cato Journal 29.1:25-30.

[w]e must note the role of the Federal Reserve in the Financial Crisis. Alan Greenspan did make a mistake. he kept interest rates too low, too long. That was a mistake. The risk of deflation in an economy with our budget deficit and the long-term prospect of the decline of the dollar seems to me to be minimal. In any case he thought we faced deflation, so he kept monetary policy too easy for too long. (p. 28)

John B. Taylor (2009). Getting Off Track. Stanford: Hoover Institute Press.

[The deviation from the Taylor rule] was unusually large; no greater or more persistent deviation of actual Fed policy has been since the turbulent days of the 1970s. This is clear evidence of monetary excess during the period leading to the housing boom. (p. 2)

De forma más explícita, algunos autores expresamente se han referido a la teoria austriaca o de Mises-Hayek del ciclo económico.

Diamond y Rajan (2009). Illiquidity and Interest Rate Policy. NBER Working Papers

[Our] model [built on the Austrian theory] suggests that the crisis of 2007-2009 may not be unrelated to the actions of the Federal Reserve earlier in the decade, […] but also in promising to intervene to pick up the pieces in case of an asset price collapse – the so-called Greenspan put. (p. 33)

Lal, Deepak (2010). The Great Crash of 2008: Causes and Consequences. Cato Journal 30.2:265-277.

Hayek provides the best diagnosis of the cause of the current crisis, neither he nor Keynes provides an adequate explanation of the financial aspects of the business cycles, assuming these are endogenous to the fluctuations in the real economy. […] This provides a succinct explanation of the current crisis and pointers to its cure. We have a Hayekian recession with Fisherian consequences. (p. 271)

Axel Leijonhufvud. (2009). Out of the Corridor: Keynes and the Crisis. Cambridge Journal of Economics 33.4:741-757.

[The financial crisis] is a variation on the Austrian overinvestment (or malinvestment) theme. (p. 742)

Estas expresiones me generan dos reflexiones:

  1. Dado que estos son autores relevantes y respetados en la profesión, ¿es esto un síntoma de que la economía formal puede volverse más ‘austriaca’?
  2. No se puede afirmar que el ciclo obedece a la teoría Mises-Hayek sin aceptar la teoría del capital (desde el punto de vista de Bohm-Bawerk). ¿Es la economía neoclásica consciente de esta disyuntiva?

7 pensamientos en “¿Una lectura Mises-Hayek de la crisis desde la economía formal?

  1. Aceptar la teoría del ciclo implica, si se es coherente, revisar todo el paradigma neoclásico NO austríaco. De hecho eso mismo le pasó a Hayek en 1931: su teoría del ciclo, que él presentaba como una excepción al equilibrio general, lo llevó a generalizar dicha excepción………………………………

    Me gusta

  2. Nicolás:
    ¿Cuáles serían las consecuencias de aceptar la teoría del capital austríaca para la microeconomía neoclásica? Dejando de lado las diferencias metodológicas, ¿podría modelarse el capital como un bien heterogéneo o buscar alguna forma de contar la historia austríaca desde la perspectiva neoclásica?
    Me parece interesante porque una cosa es cómo los autores mainstream contarían la versión austríaca y otra es cómo los austríacos la contarían si tuvieran que explicarsela al mainstream “en términos” que puedan entender.

    Me gusta

  3. Excelente síntesis Nicolás! Hay otros autores menos conocidos que también ofrecen una explicación austriaca de la crisis, incluso sin saberlo… Ver por ejemplo este artículo de Stella del Pilar Venegas Calle (http://www.unilibre.edu.co/CriterioLibre/images/revistas/12/CriterioLibre12art05.pdf).

    Ahora, la pregunta de Patricio es importante. Independientemente de que haya autores que consideran que la causa de la crisis estuvo en la que la Fed fijó los tipos de interés por debajo de su nivel natural por demasiado tiempo, no aceptan su impacto en la teoría del capital heterogenea. Y “ese” es justamente el punto austriaco!

    Del análisis cuantitativo de Taylor al análisis cualitativo austriaco hay una diferencia enorme. A mi parecer los austriacos tenemos que seguir trabajando en esta estructura del capital, porque aun sigue siendo una caja negra para la mayoría de los economistas.

    ¿Transmitimos mal el mensaje? ¿No nos escuchan? ¿Nos escuchan y no nos entienden? ¿O a la teoría del capital austriaca todavía le falta trabajo?

    Me gusta

  4. Creo, cómo dice Gabriel, que las consecuencias serían una revisión de toda la economía formal. La teoría del capital jugó un rol determinante en el debate del cálculo económico en el socialismo y afectó la estructura de la teoría y modelos económicos. Incluso los modelos que se estudian hoy día se construyen siguiendo lineamientos de ese debate; lamentablemente esto no se enseña en clases ni explica en los libros y manuales de economía.

    Tampoco se puede hablar de orden en la estructura de capital sin la concepción del empresario como descubridor, que es un fenómeno distinto al homo economicus.

    Tengo la impresión que algunos de los que se han acercado a una explicación Mises-Hayek de la crisis financiera no son conscientes de las ramificaciones de tal afirmación.

    Creo que al ser un problema de comunicación entre paradigmas, es más una cuestión de persuasión y apertura mental mutua que un tema de convencimiento puramente basado en evidencia empírica.

    Me gusta

  5. Hay algunos comentarios que, aunque compatibles con la teoría austríaca, son también compatibles con otras teorías. Cuando un economista dice que los intereses estaban “demasiado bajos” o que hubo “excesos monetarios”, puede estar diciendo lo mismo que los de la escuela austríaca. Sin embargo, también puede estar diciendo que la economía puede ser manejada, pero que los encargados de hacerlo la manejaron mal. Ése parece ser el caso de Taylor, que dice que la Fed se apartó de su regla. Yo no diría que su opinión es una lectura “Mises-Hayek”. Como dice Adrián, hay una gran diferencia entre el análisis de Taylor y lo que dice la escuela austríaca. Que lleguen a la misma conclusión no significa que estén acercándose a las ideas de Mises y Hayek.

    Me gusta

  6. Claro, no es necesariamente una opinión estrictamente ‘Mises-Hayek’, pero sí mencionan como fundamental el punto central de la teoría del ciclo.

    Podría argumentarse una teoría más de perfil monetarista, que se enfoca más en una burbuja y menos (o nada) en la estructura de capital. De allí que para argumentar que es una teoría al estilo Mises-Hayek deba reconocerse el rol de la teoría del capital; no estoy seguro que ese sea el caso. Tal cual está expresado en la mayoría de estos artículos, puede leerse tanto un argumento Mises-Hayek como uno monetarista.

    La idea de la Regla de Taylor es justamente evitar desviaciones de la tasa natural de interés. Claro que esto no implica que la regla logre cumplir con ese objetivo.

    Me gusta

  7. Pingback: Dinero, burbujas y bancos centrales | Iván Carrino

Los comentarios están cerrados.